Investigando lo insólito

ABM web

Desde la llegada del hombre a la luna, los avances en todos los campos del conocimiento han sido imparables, vertiginosos, tan lejos pero tan cerca, que todavía nos estamos preguntando qué nos ha impulsado a llegar donde hemos llegado: tan cerca el cerebro, tan lejos la luna, tan cerca y tan lejos la conciencia; la misma que nos provoca hacernos preguntas, la misma en resolverlas y, la misma, probablemente, en no acertar a cuestionarse la pregunta adecuada.

Es el punto de inflexión donde confluye el entendimiento y lo inexplicable, el lugar donde nace lo insólito, un final donde el infinito sucumbe, y también donde el principio de ese mismo infinito aparece.

La sensación que provoca tener conciencia de ello, es el fractal de lo insólito.

A partir de ahí: la búsqueda.

Guardar

Guardar